La mejor idea es la que está por llegar

El canódromo, los galgos y los corredores de apuestas